Un movimiento espiritual retiene a unos niños que ahora sufren secuelas psicológicas