Una inquietante presencia ayuda a que una niña sobreviva: “¡No te duermas!”