La frenología, el estudio del cráneo humano permitió la conservación de la cabeza maldita hasta nuestros días