El cierre de Iker: "A mí el miedo me lo dan mis semejantes"