El cierre de Iker: “Espero que en 2017 la luz que tenemos dentro no acabe eclipsada”