Así es el gas nervioso: en Siria se está utilizando uno de los gases tóxicos más mortífero