La lucha por encontrar vida entre los escombros continúa dos días después del terremoto