No se puede caminar a salvo… ¡ni por la acera!