El pasaje del terror que más pánico da, se encuentra en Barcelona