La muerte hace un año de una mujer en una playa de Conil por un derrumbe no aleja a los bañistas