Los mirones digitales, que hacen fotos y las suben a Internet, cada vez más presentes en las playas