Los edificios se tambaleaban como si fueran de papel durante el terremoto de México