“Gracias a mi padre por apretarme el casco porque si no, habría fallecido”