Por San Isidro, ¡nos vestimos de chulapos y nos colamos en una cocina muy castiza!