Llegar en coche al hospital en A Coruña... ¡un infierno!