Guerra abierta, y cada vez más cruenta, entre embaladores legales e ilegales en Barajas