Tensión en Barcelona entre radicales de izquierdas y de derechas un día después del atentado