Decenas de vecinos viven con el peligro de que su edificio se derrumbe