Una floristería de Tarragona, desesperada por un atacante misterioso