Se pueden llevar hasta 60.000 € en joyas para una boda de lujo