Fernando Tejero, el frutero del barrio