Risto Mejide: “Bienvenidos al mundo donde nada parece tan grave y todo parece tener solución”