Todas las pruebas apuntan al cuñado de Ryan como culpable del tiroteo