Un asesinato intergaláctico, en ‘Castle’