Castle ve el mensaje maldito: “Voy a morir, soy el siguiente”