María y Juan, víctimas y apaleados