San Francisco, la más libre