David y Tuk, una vida mirando al mar