Isla Roqueta, un paraíso natural