Julieta y Aurora, víctimas de la corrupción