Ferdinando Meo: “En España, competidores de Alkemy no hay muchos” (II)