El primer ministro cumple con su deber