¡Coman, qué bárbaro! Un adonis de ébano llega al paraíso de 'Adán y Eva'