Llegó la hora: Isa se tiene que rapar el pelo