Rusia, entre el sushi y el borsch