Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro J. Ramírez: "Me convertí en rehén de Luis Bárcenas"

Lo que para cualquier otro hubiera sido el fin de una carrera, para Pedro J. Ramírez fue un mero punto y seguido. Extorsión con vídeos porno, expulsión primero de Diario 16 y después del periódico que él mismo fundó. Un superviviente con tantas cosas que contar que no caben en un solo chester. La primera parte de la conversación de Risto con el exdirector del El Mundo contiene más titulares de los que jamás habrá en una portada. VUELVE A VER LA CHARLA ÍNTEGRA.

Risto: ¿Qué tal?
Pedro J. Ramírez: Viviendo de otra manera desde hace tres meses.
Risto: Te quiero proponer la que quizás sea la conversación más valiente que hayas tenido nunca ante una cámara. Me gustaría que estuviera repleta de titulares que tú sacarías en la portada de El Mundo. Si vemos un titular para El País, no lo damos.
Pedro J. Ramírez: Si fuera importante no se atreverían con él.
Risto: ¡Ya tenemos el primero! ¿Te parece?
Pedro J. Ramírez: Sí, no he tenido nunca problemas en decir lo que pienso.
Risto: Hay que empezar por los más valiente de todo y nos lo quitamos de encima: el vídeo.
Pedro J. Ramírez: Pero si eso fue hace...
Risto: 17 años. Siempre has pasado de puntillas por esta historia...
Pedro J. Ramírez: Siempre veo aquella historia como si le hubiera ocurrido a otro.
Risto: Exuperancia Rapú, ¿era la primera vez que la veías?
Pedro J. Ramírez: No pero si es que realmente hablar de todos esos elementos anecdóticos. Yo no sabía ni que se llamaba así. Ya se me ha olvidado todo. He venido aquí a hablar de mi libro.
Risto: Ya me vienes con evasivas.
Pedro J. Ramírez: El tribunal Supremo zanjó hace tiempo esa cuestión y determinó que aquello fue un montaje desarrollado por personas del entorno de Felipe González. Uno de ellos, su secretario personal. El objetivo de ese montaje era intentar variar la línea editorial del diario El Mundo. Si eso tiene alguna trascendencia pública, es porque fue el atentado más abyecto contra la libertad de expresión. Antonio Herrero dijo que esto fue el último atetado de los GAL. En el banquillo, se sentó Rafael Vera.
Risto: Si alguien que es director de un periódico, engaña a su mujer. ¿Podemos confiar en él?
Pedro J. Ramírez: La posición de mi pareja, Ágata Ruiz de la Prada, quedó clarísima en su momento. Ella fue la primera que entendió que aquello fue un montaje dirigido contra el periódico que había destapado la trama de los GAL. Si todo esto del sexo es una tontería. Decir "engañar a su mujer". Esa expresión se corresponde con tópicos, cada pareja es distinta. Es imposible clasificar y codificar. Si tú me dices cuál es la herida que yo tengo 17 años después, es que hubo algunos periodistas y medios, que diciéndose progresistas, intentaron explotar ese morbo de película española cutre para proteger a sus amigos.
Risto: ¿Quién?
Pedro J. Ramírez: Blanco y en botella.
Risto: Que poco valiente estás.
Pedro J. Ramírez: Creo que es fácil identificar. Busca en los editoriales, hay quedó retratado cada uno.
Risto: ¿Cómo se sobrevive a eso? Porque a cualquiera nos habrían hundido.
Pedro J. Ramírez: Nada. Seguir siendo yo mismo. Cuando tratan de distorsionar o presentarte como no eres o como un pervertido, no hace falta más que esperar a que desaparezca la polvareda y sigues estando tú. El que de verdad eres.
Risto: Como bien dices, eso es el punto final a una batalla tuya enconada que empieza en Diario 16 por intentar demostrar que había implicaciones en la jefatura de Gobierno en la trama de los GAL. Te cesan en Diario 16 por esa batalla.
Pedro J. Ramírez: Tuve un encontronazo con el propio Felipe González en el año 1987. Desde entonces empezó una escalada de tensión tremenda.
Risto: ¿Qué pasó ese día?
Pedro J. Ramírez: En los pasillos del Congreso, me abordó y me dijo "lo que estáis publicando es terrible. Dejad de publicar eso". Intenté argumentar y él fuera de sí me dijo: "lo único que tengo que negociar con esa gente es si ellos dejan de matarnos, nosotros dejaremos de matarles". Te puedes imaginar la impresión que me causó "el ojo por ojo" de un presidente elegido democráticamente.
Risto: ¿No habías escrito editoriales en Diario 16 pidiendo que al tigre había que perseguirlo?
Pedro J. Ramírez: No. Se han sacado de contexto. Se ha buscado una interpretación de un párrafo de un editorial que no escribí.
Risto: Con el tigre, nos referimos a un editorial publicado en 1981 en Diario 16 con Pedro J. Ramírez al frente. Titulado 'No son hombres', en el último párrafo decía así: La muerte de ETA es nuestra vida (...). No hay derechos humanos en juego a la hora de cazar al tigre. Al tigre se le busca, se le acecha, se le acosa, se le coge y, si hace falta, se le mata (...). Podrán caer cincuenta etarras en combate y las manos de España continuarán limpias de sangre humana".
Pedro J. Ramírez: Ese párrafo no responde a lo que yo pensaba.
Risto: ¿Quién escribió ese párrafo?
Pedro J. Ramírez: No te lo puedo decir. El responsable era yo. Escribía todos los domingos mi cata al director y en esa carta se defendía la lucha contra ETA por cauces legales. Cuando se ha sido el responsable del periódico durante miles de días, habrá que poner el conjunto de los editoriales no un párrafo de un editorial que el director no supervisó.
Risto: Tu salida de El Mundo. De repente un día nos sorprende a todos, Pedro J. Ramírez deja EL Mundo o le hacen dejarlo. Haces ese vídeo ante toda la redacción.
Pedro J. Ramírez: Cuando has empezado el programa, vamos a hablar del vídeo pensé que ibas a hablar de este vídeo.
Risto: Pero soy un pervertido.
Pedro J. Ramírez: En 17 años no he dejado de mirar en el armario.

Pedro J. Ramírez: Mi portada favorita de todas las que he hecho en El Mundo es la de cuatro horas con Bárcenas. Fue la que desembocó en mi destitución. ¿Por qué? Porque cumplí con la obligación elemental de un periodista. Yo no busqué a Bárcenas. Bárcenas me buscó a mí.
Risto: ¿Cómo te buscó?
Pedro J. Ramírez: A través de terceras personas, amigos comunes que me convencieron de que él tenía una historia que contar y yo tenía la obligación de escucharla. En el momento en que me di cuenta de que podía ser cierto, me convertí en su rehén. Me convertí en prisionero de la historia que empezó a contar y que me resulto coherente y veraz porque me dio una serie de detalle que encajaban con cosas que habíamos descubierto por otros caminos. Fue sota, caballo y rey. El remate fue el documento original de los apuntes que él mantenía. Se lo llevé al juez y a continuación los sms.
Pedro J. Ramírez: Los documentos que está instruyendo el juez tendrán una trascendencia u otra. Habrá quien piense que muchas de las cosas que apuntó Bárcenas no serán verdad pero hay una cosa que no tiene vuelta de hoja. Mariano Rajoy mando un sms de apoyo después de que se descubriese que tenía millones en una cuenta en Suiza. Solo en un país de la pésima calidad democrática del nuestro, es concebible que alguien que da su apoyo a una persona como Bárcenas esté al frente del Gobierno. Tendría que suponer que ese jefe de Gobierno pone su cargo a disposición de los órganos democráticos de su partido.
Risto: ¿Comprobaste que el móvil desde el que se enviaron esos mensajes era el de Mariano Rajoy?
Pedro J. Ramírez: Eso no lo ha discutido nadie. Eso no tiene vuelta de hoja. Rajoy comparece y señala al diario El Mundo igual que hacían Felipe González y Rubalcaba y dice "me equivoqué". Entonces todos los pelotas puestos por él, le aplauden. Esto demuestra donde ha llegado nuestra democracia.
Risto: ¿Te llamo Mariano Rajoy después de esa portada? ¿Te llamo alguien del Gobierno?
Pedro J. Ramírez: Insisto. ¿Para qué me van a llamar? Ellos saben que ni con amenazas ni nada. Hace tiempo que hice mío ese lema de publicar o perecer.
Risto: Me estás diciendo que desde esa portada, tu portada favorita, hasta tu destitución no hay ni una sola llamada del Gobierno.
Pedro J. Ramírez: Llamadas, no. Hay mensajes a través de terceras personas con presión como que estábamos perjudicando la imagen internacional de España y la recuperación. Lo mismo que con el caso de los GAL. La historia se repite como dijo Marx, la primera como tragedia y la segunda como farsa. La tragedia de aquellos crímenes de estado y la farsa de la calle Génova.
Risto: ¿Veremos a Rajoy imputado en el banquillo?
Pedro J. Ramírez: Por este tema, no veo que haya elementos para imputarle. La financiación ilegal no es un delito. Es una vergüenza. Debería servir como elemento para determinar que a este partido mientras no pida perdón o no aclare igual que en el caso del PSOE por los EREs, no se le vote. Pedido perdón y poner medios para no vuelva a suceder. Lo que hacen es mirar para otro lado y además controlan los jueces. Completan el círculo de la protección controlando a los jueces y si se les pilla, el delito ya ha prescrito y si no pues van y lo indultan.
Risto: ¿Has aprovechado todo esto para ser una 'superstar'?
Pedro J. Ramírez: Preferiría seguir siendo director de El Mundo. Yo era muy feliz siendo el director de un periódico que yo había fundado y compartiendo un proyecto con mis compañeros. Es verdad que hubo un gobierno del PSOE que consiguió que dejase de ser director de Diario 16 y ha habido un gobierno del PP que ha conseguido que me hayan destituido del periódico que yo fundé.
Risto: ¿Te han obligado a estar fuera del periodismo? ¿Puedes montar un periódico mañana?
Pedro J. Ramírez: Yo no voy a hacer nada contra mis compañeros mientras El Mundo sea viable y no se aparte de su línea editorial.
Risto: Pero el contrato te permite fundar un periódico.
Pedro J. Ramírez: Hay unos supuestos en los que sí. Todo es interpretable. Desde luego, si se dieran las condiciones y la primera es que mis compañeros percibieran que se necesita emprender otro proyecto.
Risto: ¿Te han pagado una pasta?
Pedro J. Ramírez: Eso tiene una respuesta facilísima. Si tú haces de bróker, devuelvo el dinero y vuelvo a estar donde estaba.
Risto: ¿Sí?
Pedro J. Ramírez: Mañana mismo. Es más, te doy una comisión y te la pago yo.
Risto: Eso es que no te han pagado tanto.
Pedro J. Ramírez: Eso es que no hay nada en la vida que o quiera comprar.
Risto: ¿Cuánto te han pagado?
Pedro J. Ramírez: Bastante menos de lo que se ha publicado.
Risto: Tienes la oportunidad de desmentirlo.
Pedro J. Ramírez: No voy a entrar en ese morbo. La razón por la que me han pagado más es porque he sido 24 años director y eso funciona con la escala de tanto por año.
Risto: Circula por ahí la cifra de 13 millones de euros.
Pedro J. Ramírez: No es verdad. Imagínate que mañana vasa Milán a decirle a los accionistas que Pedro J. Ramírez quiere volver. Habría una cuarta parte que diría que no. ¿Sabes quién es? El que más dinero se ha llevado en esta operación. Se llama Cristóbal y se apellida Montoro. Fíjate. 24 años acumulando derechos profesionales, 24 años en los que he estado cotizando al tipo máximo del IRPF y cuando se produce este episodio que para mí ha sido un trauma, te encuentras con que el 52 % de lo que tiene que pagar tu compañía se lo lleva el risitas éste. Yo comprendo que puede parecer inaudito pero con un gobierno del PP que dice creer en el mérito y en el esfuerzo, estemos trabajando hasta el mes de agosto para el gobierno.