Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elena y Sandra se besan para captar la atención de Luis Carlos

Las chicas de los mellizos han tomado la iniciativa. Sandra, que se veía desplazada, besaba a Luis Carlos mientras Sara, tras la expulsión de su rival, llamaba la atención de Álvaro mordiéndole en el labio. Pero ellos tienen la última palabra y ya han decidido quién quieren que les acompañe en su romántico viaje…

Cuando Paqui vio a su hijo besando a la chica de Javi se sintió avergonzada. La madre estaba dispuesta a reconducir el comportamiento de sus dos hijos dándole donde más les duele: en su aspecto. Luis Carlos y Álvaro pasan largas horas en el baño peinándose, así que después de que se arreglaran, se los llevó a buscar cebos y, para encontrarlos, tenían que sumergirse en barro.
La escena provocó la carcajada Paqui, pero también de las chicas y ellos no estaban dispuestos a permitirlo. Los mellizos cogían en volandas a sus chicas manchándolas de barro… Así, lo que comenzó como un castigo, muy pronto se convirtió en una de las tardes más divertidas que habían pasado juntos.
Ya en el agua, Elena y Sandra decidieron hacer algo que despertó el interés de ambos: se besaron. Luis Carlos corrió a abrazarlas para unirse pero apenas le dejaron. Tras tan romántica escena podíamos disfrutar de otra: la de Luis Carlos y Sandra. Él quería saber el motivo del beso, incluso parecía algo celoso del tiempo que la chica le dedicaba a Elena y a su peluche. Sandra le miraba de tal manera que él se ponía hasta nervioso y, cuando menos lo esperaba, le besó. Sin embargo, Luis Carlos decía luego haberse sentido un tanto acorralado. La besó “porque tenía que besarla” y no por sentir un impulso irrefrenable.
Mientras tanto, Álvaro lloraba la marcha de Ana, su favorita. Sara decidió jugar todas sus cartas aprovechando la ausencia de su rival. A solas hablaron, coquetearon y, por fin, Álvaro le abrazó. Sara tuvo claro que esa era su oportunidad y se lanzó a sus labios, pero no para besarle, para morderle.
Tras esta tarde de playa tocaba expulsar de nuevo. Les hicieron sufrir a todas, menos a la chica que verdaderamente querían expulsar: Sandra. Sin paños calientes, Luis Carlos le comunicó su decisión y ella se marchaba, no sin antes abrazar a Álvaro. ¿Se habrá equivocado de soltero a quien conquistar?