Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez años esperando una vivienda digna

Diez diez años lleva esta mujer pidiendo una vivienda digna para ella y su hijo de 40 años con una distrofia muscular. Ella tiene 60. Su casa no tiene ascensor, así que para entrar y salir con su hijo tiene que cargarse sus 80 kilos a la espalda y subir tres pisos.A sus 60 años, Leonor carga con los 80 kilos de su hijo para poder salir a la calle y lo hace aun sufriendo de artrosis. Manuel tiene parálisis cerebral y distrofia muscular desde pequeño. Ahora, con 40 años, solo puede abandonar la casa gracias a su madre. Llevan diez años esperando una vivienda social adaptada para ambos. Y hace poco, otra gran desilusión: el último concurso convocado por el gobierno de Canarias ha vuelto a dejar a esta madre y a su hijo discapacitado sin una vivienda digna. Leonor promete seguir luchando para que Manuel tenga lo que merece, un hogar que haga un poco más sencilla la vida de ambos.