Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La peor sillita a contramarcha es más segura que la mejor a favor de la marcha

Gabriel tenía dos años cuando sufrió un accidente de tráfico con su padre. Por fuera sólo tenía un raspón en la barbilla, pero por dentro había sufrido una decapitación interna. Gabriel iba así en una sillita a favor de la marcha. Habría sobrevivido si hubiese ido en una a contramarcha. Él colabora en una campaña que ha puesto en marcha Marta, madre y fisioterapeuta. En España sólo es obligatorio ir a contramarcha hasta que los niños pesen 9 kilos, aunque los expertos recomiendan que  viajen así al menos hasta los 4 años. Sólo el 1 por ciento de los padres españoles compra sillas a contramarcha. En los países nórdicos es obligatorio y allí la mortalidad infantil en carretera es prácticamente cero.