Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los rayos UVA, más peligrosos de lo que se pensaba

Los expertos dicen que las cabinas de bronceado aumentan el riesgo de padecer cáncer

Los expertos insisten en los peligros que suponen las cabinas de bronceado y los rayos UVA. Investigadores británicos han reiterado en un nuevo estudio que este tipo de rayos aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel. Según los científicos, los UVA afectan a las capas más profundas de la piel, por lo que alertan de que sus consecuencias pueden no verse a simple vista como sí ocurre con los rayos UVB que pueden dejar marcas y quemaduras.
Se sabía que las cabinas de autobronceado podrían causar arrugas y otros signos de envejecimiento pero los peligros pueden ser aún mayores.
Los expertos aseguran que sus efectos pueden ser muy negativos debido a la incidencia directa en las capas más profundas de la piel, según publica el diario Daily Mail.
Así, científicos británicos han asegurado en un nuevo estudio que estos rayos son más peligrosos de lo que se temía.
El profesor Antony Young asegura que "los salones de bronceados siguen diciendo que los rayos UVA son seguros pero es un sinsentido", ya que "son más cancerígenos de lo que se pensaba".
El experto ha investigado cómo afecta la luz ultravioleta a doce jóvenes, tras lo cual tomó muestras y comprobó el peligro potencial de padecer cáncer.
Así, descubrió que mientras los rayos UVB dañan, sobre todo, la capa superior de la piel, los UVA penetran a más profundidad. "Algunas células dañadas por los UVA crecen y se dividen muy rápidamente con lo que el riesgo de padecer cáncer es mayor".
Los expertos alertan además de que, a diferencia de los rayos UVB, los UVA no dejan rastro en la piel por lo que la gente puede no ser consciente del daño que pueden estar sufriendo.