Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los seis objetos más sucios que casi nunca lavas

sueño, dormir, mujer dormida, descanso, siestacuatro.com

Convivimos con los gérmenes y bacterias en la cotidianidad. Muchas veces ignoramos que estos pululan por objetos que apenas lavamos o que no sabemos la suciedad que ocultan. Los expertos, sin embargo, avisan de no dejarse atrapar por el pánico, porque las bacterias no siempre son nocivas para la salud. De cualquier manera, mejor echarle un vistazo a los seis objetos más sucios que casi nunca lavas.

Si despiertas con la nariz tapada y dolor de cabeza puede ser culpa de la almohada. Un estudio británico asegura que las viejas almohadas pueden estar llenas  de bacterias si esta no se lava en profundidad.
Eso sin contar otros 'inquilinos' que pueden anidar en las almohadas, como ácaros, células de piel muerta, moho y hongos.
Se pueden lavar en lavadora, las sintéticas y de vez en cuando es conveniente mandarlos a la tintotería, donde le darán un buen repaso en profundidad.
Los lazos de los zapatos
Investigadores de la Universidad de Arizona han encontrado nueve diferentes tipos de bacterias en los lazos de los zapatos. Las recogemos y las llevamos a casa.
Estas bacterias pueden ser resonsables de infeccones estomacales, problemas en los ojos y pulmones. Sobreviven sobre nuestros zapatos durante mucho tiempo porque se alimentan de toda la "comida" útil que recogemos mientras caminamos.
Los lazos conservan estas bacterias y es algo que tocamos constantemente por lo que se aconseja lavarlos con cierta periodicidad.
El vaso de los cepillos de dientes
Está en el borde de muchos lavamanos durante meses y años.  Metemos nuestros cepillos de dientes llenándose de agua que muchas veces olvidamos vaciar y lavar.
La National Sanitation Foundation (NSF) ha advertido que el vaso puede ser un potencial almacén de estafilococos. "Es el objeto más sucio que hay en un baño".
Lavarlo dos veces a la semana con agua caliente y jabón o meter directamente en el lavavajillas.