Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre asesina a su hijo porque no aceptaba su homosexualidad

Una madre asesina a su hijo porque no aceptaba su homosexualidadtelecinco.es

Un crimen atroz y homófobo ha conmocionado a Brasil. Tatiana Lozano, de 32 años, ha confesado que asesinó a su hijo a finales del año pasado. Itaberli Lozano, de 17 años, fue hallado carbonizado en un cañaveral. Según su tío, la madre no aceptaba la condición sexual del menor, que era homosexual.

Un terrible crimen ha conmocionado a la sociedad brasileña. Tatiana Lozano, de 32 años, ha sido detenida tras confesar a la policía que mató a su propio hijo, de 17 años, a finales del año pasado.
El cuerpo del menor, Itaberli Lozano, fue hallado carbonizado en un cañaveral el pasado 7 de enero. Según confirma la Policía, su pareja, Álex Pereira, también estaría implicado en el caso y se le ha acusado de cómplice de asesinato, siendo sospechoso de ser el responsable de quemar el cuerpo del menor tras el asesinato.
Según la investigación, el crimen se cometió a finales de 2016 tras una discusión entre madre e hijo. Lozano acabó con la vida de su vástago apuñalándolo en repetidas ocasiones con un cuchillo. El padrastro del joven supuestamente ayudó a la mujer a depositar el cadáver en un cañaveral y luego prenderle fuego.
Según la versión de la madre, el menor consumía drogas y los había amenazado, poniendo en peligro a su hijo pequeño de cuatro años, algo que niega rotundamente la familia. Dario Rosa, tío del adolescente, ha señalado al diario O Globo que el asesinato se produjo por que la madre no aceptaba la condición sexual del menor, que era homosexual.
Una hipótesis que se refuerza ya que desde el pasado diciembre Itaberli se fue a vivir con su abuela, debido a las continuas discusiones que tenía con su madre sobre su condición sexual. Antes de la confesión del asesinato, el abogado de la madre y del padrastro afirmaba que se trató de un acto en legítima defensa. Por ahora, Lozano fue enviada a una cárcel de mujeres mientras que el padrastro está retenido en la comisaría a la espera de disposición judicial.