Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Publican el vídeo del accidente de tráfico de sus hijos para que sirva de ejemplo

Las familias de dos jóvenes británicos de 20 y 21 años respectivamente han sacado a la luz un vídeo en el que muestran sus últimos momentos antes de morir en un accidente de tráfico como consecuencia de varias imprudencias al volante. La policía ha querido agradecer este gesto en unos momentos tan duros para ambas familias porque cree que pueden ayudar a concienciar a otras personas a tomarse más en serio las consecuencias de las drogas o el exceso de velocidad a la hora de conducir un vehículo.

Kyle Careford, de 20 años y su amigo Michael Owen, de 21, viajaban el pasado domingo 12 de abril en un Renault Clio por la carreteras de Crowborough cuando su vehículo se estrelló contra los muros de una iglesia. Kyle estaba a los mandos del volante pero no tenía carné de conducir.

La velocidad a la que atravesaba las estrechas calles de esta zona rural del sur de Inglaterra era de 145 km/h cuando el límite estaba fijado en 48 km/h. Su amigo Michael le grabó entre risas y comentarios asustados sobre lo rápido que iba y pidiéndole que no corriera tanto. Ambos estaban bajo los efectos de un cóctel de drogas que complicaba aún más la situación.

Según informa el Telegraph a pesar de que los dos llevaban puesto el cinturón de seguridad, la brutalidad de la colisión terminó con la vida de Kyle y de Michael.

Los investigadores localizaron el teléfono de Michael horas más tarde del siniestro bajo un árbol en una zona próxima al accidente. En su tarjeta de memora las imágenes de ambos jóvenes en los instantes previos a la tragedia.

Ahora las dos familias han querido que estas terribles imágenes sean vistas por todo el mundo y sirvan de ejemplo a todos los  jóvenes como Kyle y Michael y aprendan de sus errores y puedan salvar sus vidas cuando se pongan al mando de un vehículo.

Un ejemplo que ha sido puesto en valor por el responsable de carreteras de Surrey y Sussex, el inspector jefe Phil Nicholas, para quien si la publicación de este vídeo puede salvar vidas, la muerte de ambos habrá dejado un legado para los demás.