Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para la parricida del Carmel por ahogar a sus hijos en la bañera

El Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona ha decretado prisión provisional sin fianza para la presunta parricida del barrio del Carmel por asesinar a su hija de 11 años y a su hijo de 9 ahogándoles en la bañera en su casa, en la plaza Pastrana de la ciudad.

Según el auto judicial, Rina M.S., de 35 años, mató a los niños después de suministrarles sustancias relajantes, "por inmersión de la cabeza en la bañera", por lo que le atribuye dos delitos de asesinato con el agravante de parentesco.
La mujer está internada en la unidad de psiquiatría del Hospital Vall d'Hebron, donde continuará, "debidamente custodiada", hasta que le den el alta y sea trasladada a un centro penitenciario donde deberá recibir tratamiento, indica el juez.
El juzgado justifica el ingreso en prisión porque se teme de una posible "autolesión, que afectara a su vida e integridad, por lo que es su misma persona la que ha de ser protegida y tratado con los medios necesarios".
También acuerda esta medida para garantizar su presencia en el proceso judicial, y aunque admite que el caso ha causado conmoción social, puntualiza que "no existen antecedentes ni se advierte reiteración".
El crimen ocurrió el domingo sobre las 20.30 horas en el bajos del número 1 de la plaza Pastrana; la mujer presuntamente drogó a sus hijos y los ahogó en la bañera, y avisó al marido de lo que había hecho, que no estaba en casa porque la pareja estaba separada.
La misma noche del domingo la parricida fue trasladada al Vall d'Hebrón para su exploración ante los síntomas de confusión y de posible ingesta de algún medicamento, y el padre fue atendido por los servicios de emergencia social después de llegar a la casa y descubrir el crimen.
Los vecinos, tras ser avisados por el marido, encontraron a los niños de 9 y 11 años muertos, y los investigadores vieron que la bañera estaba llena y los niños tenían el pelo mojado y despeinado, y espuma en la nariz y la boca.
La detenida había denunciado al marido por malos tratos y estuvo viviendo con los menores en un Centro Municipal de Acogida de Urgencias por Violencia Machista a finales de 2012 y durante un período muy breve, dado que pidió la baja voluntaria del centro.
La madre y los dos niños estaban atendidos por los Servicios Sociales del Ayuntamiento y del Equipo de Atención a la Mujer desde 2010, según informó el consistorio.