Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Praderas que crecen bajo el agua

Las angioespermas marinas es el nombre científico que reciben las plantas que cubren las profundidades marinas en forma de praderas, un tesoro para la biodiversidad y un gran sumidero de carbono que cubre el litoral español y que científicos de todo el país se proponen catalogar. El Instituto de Ecología Litoral coordina este proyecto, impulsado por la Fundación Biodiversidad y en el que participan científicos de organismos como el CSIC, y cuyo fin último es la elaboración de un atlas electrónico para conocer su distribución y su grado de conservación para elaborar medidas de gestión para su protección. Tal y como explica el jefe de Investigación Marina del Instituto de Ecología Litoral, Juan Guillén, las mayores extensiones de praderas marinas se encuentran en el mediterráneo. De hecho, en Ibiza y Formentera se encuentra una de las mayores praderas de posidonias del mundo, catalogadas como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Estas plantas poseen un gran valor ecológico ya que aparte de crear hábitat en el litoral, una hectárea de posidonia, por ejemplo, tiene la capacidad de convertir tanto dióxido de carbono en oxígeno como cinco hectáreas de selva amazónica.