Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Multitudinario rechazo de Almadén de la Plata a la vuelta del 'violador del chándal'

Almadel de la Plata, Sevilla, rechaza que 'el loco del chándal regrese al puebloEFE

Opiniones encontradas en el municipio sevillano de Almadén de la Plata por la posibilidad de que regrese Manuel González González, conocido como 'violador del chandal' y excarcelado en cumplimiento de la derogación de la doctrina Parot por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Este lunes, cientos de vecinos se han concentrado en protesta por esta posibilidad ya que buena parte de su familia sigue residiendo en esta localidad. Desde la Junta de andalucía, su Consejero de Justicia e Interior, Emilio de Llera, ha asegurado que González "ha cumplido ya el tiempo de prisión que ha cumplido" y ha reclamado a los almadenenses  "darle la oportunidad de reinsertarse".

 

José Luis Vidal, alcalde de Almadén, ha manifestado que Manuel González González es "nativo" del municipio y, aunque su familia emigró a Cataluña cuando él contaba sólo cinco años de edad, la información con la que cuenta apunta a que regresará a la localidad.
"Había mucha gente en la concentración. El pueblo se ha volcado porque hay pánico ante el regreso de este hombre", manifiesta el alcalde de Almadén, quien explica que buena parte de la familia de Manuel sigue residiendo en la localidad. La propia familia, según el alcalde, habría confirmado el regreso de esta persona a Almadén de la Plata tras su reciente excarcelación.
"Es posible que regrese ya esta semana, aunque no sé cómo reaccionará después de esta concentración", ha manifestado el alcalde reconociendo abiertamente la inquietud que reina en el municipio. En el marco de esta concentración, las autoridades locales reclaman tanto a la Junta de Andalucía, como al Estado, que "no permitan la residencia de un delincuente peligroso en un municipio indefenso". "Ya sabemos el currículo que este hombre tiene a sus espaldas", avisa el alcalde.
Igualmente, el Ejecutivo local pide al Gobierno andaluz el "incremento" de la financiación para permitir la dotación de un cuerpo de Policía Local propio, vehículos y otros medios, así como exige al Gobierno central, presidido por Mariano Rajoy, la presencia "total y permanente" de la Guardia Civil en el municipio para "no estar desprotegidos", toda vez que la Casa Cuartel permanece cerrada por su "mal estado" al no reunir las condiciones de habitabilidad.
La junta de Andalucía pide "una oportunidad"
Frente a los temores mayoritarios de los vecinos de Almadén de la Plata, el consejero andaluz de Justicia e Interior, Emilio de Llera, ha reconocido que pude generar "cierta alarma" en la población el hecho de que 'El loco del chándal', pueda fijar su residencia en este municipio sevillano, si bien subraya que "ha cumplido ya el tiempo de prisión que ha cumplido" y, por tanto, "hay que darle la oportunidad de reinsertarse, que está en la ley".
En declaraciones a los periodistas en Cádiz al ser preguntado sobre este asunto, De Llera ha lanzado "un mensaje en principio de tranquilidad", puesto que esta persona ha cumplido condena y "la finalidad de las penas privativas de libertad es la rehabilitación y la reinserción".
Otra cuestión es que pueda generar "cierta alarma, sobre todo en poblaciones pequeñas, el regreso de una persona que ha cometido hechos tan graves". No obstante, insiste en que esos hechos "ya los cometió y legalmente ha pagado por ello", de manera que "no podemos estigmatizarlo permanentemente diciendo que hay que echarlo del país".
Cabe recordar que Manuel González González salía el pasado 22 de noviembre del centro penitenciario de Brians 2 de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) con --según un informe médico elaborado ante su inminente excarcelación-- un riesgo "extremo" de volver a atacar a mujeres con posibilidad de matarlas, después de la derogación de la 'doctrina Parot' tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).
El 'loco del chándal' agredió a principios de los años noventa con arma blanca a 16 mujeres desconocidas a las que también hizo tocamientos en zonas genitales, y le provocó la muerte a una de ellas; por todo ello fue condenado en 1997 a 169 años de cárcel.