Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía dice que el menor de Tarragona fue herido de "rebote"

La Dirección General de la Policía han defendido que el golpe recibido este miércoles por un menor en una carga policial ante un centro comercial de Tarragona se ha producido por el "rebote" de una porra en la mochila de un manifestante al que perseguían, aunque ha abierto un expediente informativo al agente para esclarecer los hechos. Los padres del chico, de 13 años, han anunciado que denunciarán a la policía catalana.

En un comunicado, la policía catalana ha argumentado que en la persecución de un piquete que "había actuado violentamente", un agente ha cargado en defensa propia contra éste cuando el rebote de la porra ha tocado la cabeza de un menor que estaba detrás y fuera de la visión del agente que actuaba, han asegurado.
Asimismo, han afirmado que un segundo agente ha corrido detrás para cubrir al primer mosso "propiciando un golpe de defensa a las nalgas de una persona que estaba en un grupo arrodillado en el suelo rodeando al menor, desconociendo, el mosso, los hechos".
Con esto, la Dirección General ha defendido que el agente en ningún momento ha golpeado intencionadamente ni premeditadamente al menor que se encontraba entre el grupo de piquetes, a la vez que ha lamentado los hechos.
La policía catalana ha explicado que un equipo del Área Regional de Recursos Operativos se encontraba garantizando la libre circulación de los clientes del centro comercial de la ciudad ante la presión de los diferentes piquetes.
Tras cerrarse las puertas del centro comercial, los piquetes han abandonado la zona, pero una parte se han mantenido en la zona "iniciando acciones violentas".
Según la policía, estas aciones se han incrementado con el lanzamiento de contendores y otros materiales contundentes y de cristal contra las puertas del centro comercial y de la línea policial, cuando los agentes han intentado disolver a los agresores, pero han tenido que acabar cargando.
Denuncia a la policía
La familia del niño ha anuciado que interpondrá una denuncia contra la policía catalana. Fuentes de las CUP han asegurado que la familia tramitará la denuncia de forma colectiva junto a una docena de manifestantes que, según el partido, han sido golpeados por agentes durante la misma intervención policial.