Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil alerta del nuevo timo del grifo de agua

La Guardia Civil alerta del nuevo timo del grifo de aguaGTRES

En su cuenta de Twitter han advertido de que está aumentando el número de instaladores de un falso filtro de agua. Te convencen de que la calidad del agua es mala y te intentan vender un filtro que supuestamente la mejorará, por un precio elevado en la mayoría de casos.

La Guardia Civil ha alertado en su cuenta de Twitter de un timo del agua sobre el que ya se dio cuenta hace unos años. Indican que “están aflorando los instaladores de un falso filtro de agua. Te endosan 1 filtro que supuestamente mejorará calidad del agua” y lo acompañan de hashtag #NoPiques.
Una web de depuradoras ya advirtió de esto mismo en 2013 cuando advirtieron un claro aumento de compañías especializadas en el tratamiento de agua a domicilio.
En su página describieron una estafa muy común con la que nos consiguen engañar: “Se presentan los comerciales en nuestras casas, a menudo a través de un conocido, y realizan una serie de pruebas que nos llevan a pensar que no debemos beber en absoluto el agua del grifo, si apreciamos nuestra salud. Para solucionar nuestro problema, nos ofrecen equipos de tratamiento de aguas, descalcificadores y ósmosis inversa. Nos comparan el precio de sus equipos con los costes del agua embotellada, después de lo que ves en las demostraciones no beberás nunca más agua del grifo, y nos sacan una paga y señal por la reserva del equipo”.
Asimismo, hace tan sólo un año, la Policía Local de Vitoria alertaba de la venta de productos de filtrado de agua que supuestamente garantizaban una mayor calidad de vida para las personas con dolores y una recuperación rápida en casos de fracturas óseas, cuyo precio además podía alcanzar hasta los 5.000 euros.