Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid critica las "columnas de extrema izquierda lideradas por un actor"

Marchas de la Dignidad. Foto: EFEcuatro.com

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha declarado en el 'Ágora' con el que ha arrancado la Convención del PP de Madrid de cara a las elecciones del próximo 25 de mayo que la ciudadanía se decantará por los populares en los comicios, después de criticar las "columnas de extrema izquierda" que hoy llegan a Madrid, las Marchas de la Dignidad, que son "lideradas por un actor que vive en Cuba (Willy Toledo) y que viene de vez en cuando a dar lecciones".

En el mismo saco ha metido al "sindicato andaluz con libertad para asaltar tiendas y que van a Venezuela en business". "Esa es la opción, por eso creo que los ciudadanos lo tienen muy claro, votarán al PP", ha manifestado después de arremeter contra la "intransigencia de la extrema izquierda" que ha vivido el PP de Perales de Tajuña. "Ayer se sufrió una quema de banderas y se demostró por qué hay que votar al PP", ha señalado.
Victoria, que se ha definido como el "no es más europeísta" de los compañeros con los que ha compartido el Ágora, quiere una Europa "en la que no tengan cabida los desafíos soberanistas" y con un Tribunal Europeo que no permita la excarcelación de "alimañas, terroristas y violadores".
"Quiero una Europa de seguridad jurídica", ha defendido Victoria, que quiere una Unión que sea "un referente en la defensa de las libertades individuales ante la amenaza socialdemócrata, comunista y nacionalista". También sueña con una Europa de las "oportunidades", sobre todo para frenar el desempleo juvenil.
Para eso es necesario una España "fuerte y unida, con una Europa que aporte un marco adicional de garantía, donde no quepan los desafíos soberanistas y que no albergue un Tribunal Europeo que permita la excarcelación de alimañas, terroristas y violadores". También ha reclamado una UE "más austera" ante sus 50.000 funcionarios, 28 comisarios y 33 direcciones generales.