Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal dice que "no hay nada que haga pensar en un atentado terrorista"

Brice Robin, fiscal de Marsella, que investiga el accidente del A320reuters

El fiscal de Marsella, Brice Robin, encargado de la investigación del accidente del avión de Germanwings ha afirmado que en estos momentos "no hay nada que haga pensar en un atentado terrorista". Robin ha revelado los datos que se han extraído del análisis de la primera caja negra encontrada y ha confirmado que el comandante abandonó la cabina y cuando quiso regresar "el copiloto se negó a abrir la puerta y accionó el botón de descenso por una razón que ignoramos totalmente pero que podría interpretarse como la voluntad de destruir este avión”.

Robin ha responsabilizado al copiloto, al que ha identificado como Andreas Lubitz, de 28 años, de haber estrellado "intencionadamente" el aparato después de quedarse al mando del mismo tras abandonar la cabina el piloto y ha indicado que estaba vivo hasta que se produjo la colisión contra el suelo.
Robin ha confirmado que el comandante abandonó la cabina y cuando quiso regresar "el copiloto se negó a abrir la puerta y accionó el botón de descenso por una razón que ignoramos totalmente pero que podría interpretarse como la voluntad de destruir este avión”.
Según ha explicado el fiscal, están investigando el entorno del copiloto, Andreas Lubitz, alemán de 28 años, pero "no hay ningún elemento que nos haga pensar en un atentado terrorista". Las víctimas solo se dieron cuenta de lo que ocurría en los momentos antes del impacto.